Páginas vistas en total

sábado, 21 de diciembre de 2013

SÓLO ES NAVIDAD


Están aquí en nuestras calles, estos hombres morenos que van por las vías alcalaínas, son jóvenes con ganas de vivir y con una actitud para la vida, se acercan a la estación de autobuses y buscan trabajo, aquí o allí, al auto que se acerca o a la furgoneta, son trabajadores que recorren media España en busca de trabajo.
     Estuve en Madrid, me desplacé para acompañar a mi hija a su graduación, ya es periodista y experta en Ciencias Audiovisuales. Y allí en Madrid, en medio de la Puerta del Sol había tanta gente pidiendo, tanta gente vestida con chalecos fosforescentes amarillos, dando voces para vender oro y allí en medio de los grandes hoteles, con habitaciones vacías, había gente que dormía en la calle. Mayores tocando un acordeón y pasando un platillo para buscar unas monedas y tenía ganas de volver, de no ver tanta gente a la intemperie, pero aquí también hay gente pobre, gente que  tiene y también gente que no tiene y fui a entrevistar a una monja, una mujer de Alcalá que no necesita mucho para vivir y me dijo que no es necesario acaparar grandes cosas para ir hacía adelante que lo importante es compartir.
     Este mundo es contradictorio, unos tienen mucho y otros muy poco. Las leyes están hechas para los más poderosos, los que más tienen, son los que tienen más privilegios y cuando salen a la calle y van a cualquier lado, les dan regalos, vuelven a sus casas con los coches llenos de regalos. Por eso, hay  cosas que están de más, le dan subvenciones a los que tienen más olivos, a los que tienen más negocios y nadie dice nada, está establecido así en nuestro adn, cuando debería ser al revés. Vamos para atrás como los cangrejos, hay que seguir luchando para subsistir. Lo que teníamos más o menos seguro, como la sanidad o la educación, se tambalea; los derechos que están en la Constitución no se cumplen y quieren reformarla, al menos que se cumplo lo que al día de hoy dice.
     Estamos en Navidad, en la calle hay luces de colores, hay belenes en muchas casas, árboles de la época, regalos, comidas, consumo, viajes. Es la Navidad con millones de parados esperando un trabajo y hay gente alegre, gente contenta, y hay otros que no saben dónde están, ni cuál va a ser su futuro. Habría que hacer una ley con el dinero que le sobra a los que tienen, para que los que no tienen, pudieran tener una comida, un techo, algo donde guarecerse, una ley universal de apoyo a todos los que menos tienen, una ley inquebrantable a la que nadie se pueda oponer y dedicar todo nuestro esfuerzo a ello.
    Ahora, el mundo es injusto, unos tienen mucho, otros tienen muy poco y porqué será, no entiendo de mercados, ni de bolsas, ni de falsos proyectos, pero me gustaría que los hombres y las mujeres tuvieran lo necesario para vivir, para tener una vida digna, responsable que se ganaran el pan con el sudor de su frente, que tuvieran trabajos para ser una persona. Que no pierdan su tiempo en buscar algo que ya les pertenece por el solo hecho de nacer y si no lo tienen es porque otros tienen el doble o el triple. Felices Navidades para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario