Páginas vistas en total

jueves, 28 de marzo de 2013

JUEVES SANTO

El día comenzó con claros oscuros en el cielo, salió el sol por la mañana pero fue desapareciendo. La incertidumbre del Miércoles Santo se trasladó al Jueves Santo. Pero parecía que había convicción de que las imágenes podrían salir por la noche, la gente comentaba que la procesión iba a salir aunque fuese un poco, no obstante a las 21:00 horas todo estaba dispuesta, el Compás de Consolación lleno de gente, ávida de procesiones y esperando la salida. Junto a la fuente de la Mora el gentío, también se fue agolpando, la hermandad del Ecce-Homo se hizo sentir, consus trompetas roncas y con sus soldados con lanzas, estaban preparados, uniformados y aguardaron un buen rato en el mismo Compás de Consolación. A las 18:45 horas la hermandad de penitencia de los Apóstoles y Discípulos de Jesús hizo el traslado procesional de la Mesa, desde la casa del hermano mayor en el Camino de Charilla  hasta la parroquía de Santo Domingo de Silos donde se celebró la misa de la Cena del Señor. Todo estaba preparado, el viento suave mecía a la calle Real, la gente no paraba de llegar por el Llanillo, tratando encontrar un sitio. Otros, trochaban por la calle Veracruz para poder ver las imágenes en los barrios altos. Las trompetas y los tambores de la agrupación musical estaba presta, los aldabonazos de los capataces también, era la hora, ¡por fin¡ iba a salir una procesión de esta Semana Santa alcalaína, el Señor de la Humildad llevado por los costaleros salía por la puerta de Consolación, ante los aplausos de los allí presentes, después hubo un silencio, se seguía mirando al cielo, los nubarrones estaban intactos, los costaleros se disponían a sacar a María Santísima de los Dolores, y por el cancel de Consolación se fue deslizando y poco a poco también pudo salir esta imagen, que igualmente fue aplaudida con fervor por todos los presentes y caminaron todos por la calle Real, Llana y Miguel de Cervantes.
      El Jueves Santo alcalaíno es, también  para la hermandad de Penitencia de los Apóstoles y Discipulos de Jesús.
      Según el investigador Francisco Martín, en Alcalá la Real, la noche del Jueves Santo se remonta a tiempos anteriores, en los que jugaba un papel fundamental la cofradía  de la Santa Veracruz, hoy extinta y tan sólo representada por las hermandades del Señor de la Columna y la  de  los Apóstoles  y Discípulos de Jesús. En el siglo pasado, la Esclavitud del Señor de la Humildad ocupó su lugar en el calendario de la Semana Santa, celebrando su  procesión el Jueves Santo en lugar del Miércoles Santo, lo que solía hace en los siglos anteriores junto con la hermandad de la Oración en el Huerto. Esta hermandad se renovó en su imagen del Señor de la Humildad, basada en la anterior obra de Alonso de Mena,  y en  todos sus enseres,  de la mano del famoso  imaginero granadino  Martín Simón con un neoclasicismo muy típico de los años cuarenta. Además, comenzó a vestir su traje penitencial  de túnica blanca y morrión y capa roja.
Ha sido una cofradía que innovó mucho  a lo largo de sus historia cofrade acompañando a sus imágenes (EL Cristo de la Humildad y Nuestra Señora de los Dolores, obra de Fernández Andes  imitando a la antigua de Arrabal) con un gran número de nazarenos y la tropa de romanos, que ejercían en muchas ocasiones de banda de soldados y tambores.  
 Actualmente, la  noche del Jueves Santo ofrece un aspecto variopinto con los nazarenos de  esta cofradía y sus imágenes acompañadas de las peculiares vestimentas de los judíos, sayones y tropa de la hermandad del Ecce-Homo y las túnica floreadas de los apóstoles, cuyos personajes van cubiertos con rostrillos y cascos  engalanados con flores de colores. Los primeros  mantienen la costumbre de tener los  titulares en sus  casas  en bellos altares durante  todo el año , salen desde ellas  al templo de Consolación  con toda su tropa  procesionan el gallardete y  la lámina del Señor de la Columna y suelen representar varias escenas de la pasión de Jesús acompañados del canto de los pregoneros: el prendimiento de Jesús y el Juego de la Túnica. La hermandad de los Apóstoles (en número de  doce)  y los Discípulos (en pequeño número frente a más de cincuenta que era su número de fundación, con túnica blanco hueso, estola  de color  rojo carmesí y cruz  renovada) celebra el Lavatorio de los Pies en la celebración de la cena del Señor de la parroquia de Santo Domingo de Silos, también saca  su característica mesa  con el pan y cáliz, cuyos manteles han sido bordados por la madres dominicas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario