Páginas vistas en total

martes, 26 de marzo de 2013

ESPERANZA

A las seis de la tarde, unos nubarrones negros se interponían en el cielo alcalaíno. Los cofrades miraban el cielo y muchos eran optimistas para sacar, por fin, a la Virgen de la Esperanza. Decenas de personas con sotanas blancas y túnicas verdes iban dirigiéndose a la iglesia de Consolación, niños vestidos de cofrades, mujeres con peinetas, velas grandes, muchas velas.
La puerta del templo de Consolación estaba cerrada y permaneció cerrada hasta pasadas las 20.30 horas. Sonidos de trompetas, martilleo de tambores, recorrían la Tejuela alcalaína, trajes azules los de los músicos, soldados romanos conlanzas y hachas. Todo estaba preparado, dentro en la iglesia se oían a los costaleros, un hombre con túnica verde se acercó a la puerta de la iglesia y llamó varias veces, las puertas del templo se fueron abriendo, de par en par, un costalero con los pies descalzos se atrevió a salir a la calle, miró al cielo y cuatro estrellas tímidas salieron en lo alto.
La gente se fue arremolinando junto a la iglesia, la fuente de la Mora se fue llenando de más gente y la afluencia por el Llanillo cada vez iba ‘’in crescendo’. Salieron los cofrades con cruces brillantes, una hilera a la derecha y otra a la izquierda, un capataz iba ordenándolos. Jesús en la Oración del Huerto estaba en la iglesia, fue saliendo poco a poco, el capataz fue dictando ordenes tajantes, a la derecha, un poco por arriba, ahora, iba gritando y Jesús fue esquivando todos los recovecos, a fuera lo esperaban una gran muchedumbre, los aplausos se adelantaron y las trompetas volvieron a tocar.
Después, se hizo el silencio, fueron preparando las andas de la Esperanza, encendieron todas las velas del trono, de rodillas fueron sacando a la Esperanza, en una gran estrechez, se arrastraron pero poco a poco la Virgen fue saliendo a la calle, el estruendo de aplausos, de trompetas, de tambores fue unánime, al fin, la Esperanza estaba en la calle, en la Tejuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario