Páginas vistas en total

jueves, 19 de julio de 2012

EL PLANETA ETNOSUR VUELA SOBRE ALCALÁ LA REAL

Los sonidos del festival Etnosur vienen cargados de energía y todo está preparado para iniciar una nueva edición que traerá alegría, música, debates, premios, circo y animación a todo el municipio alcalaíno.
Etnosur es, como siempre, un alentador de pasiones, un festival vivo que tiene defensores y detractores pero que no es insensible a nadie. Así, el concejal de Cultura, el socialista Rafael Hinojosa ha escrito en su blog: El Náufrago lo siguiente ‘Con el calor de los grandes acontecimientos, como viento preñado de colores y músicas, de ritmos saltarines, en la Alcalá de las sierras medievales, para el ocio y la cultura sin fondo, sin barreras, para la tolerancia plural de nuestros pueblos, por calles y jardines, fortalezas y piedras …. ¡Buenos días, Etnosur!
Yo te saludo, náufrago en la Goleta, frente al mástil de todos los océanos, desde África y su vientre desnutrido, desde Asía en la paz de las planicies, desde la Oceanía oceánica y lejana, desde América latina y yanqui, inmensa, misteriosa, desde la Europa nuestra, huella en la huella y paz en la batalla.
Contra todos los localismos de campana, según nos hablan las escrituras profanas, sin pelos en las lenguas malheridas, a caballo de los gritos despiadados por anónimos cornetas, sobre el mapa planeta de la Tierra.
Que el circo y la risa, los foros de la crisis, la nostalgia en las máscaras; que las danzas hawai, el canto zarabanda de todos los juan perros; que la etnoteca susurro, el maquillaje áspero, la narración preñada de todos los conciertos; que los dioses de hombre, la gorra que nos pasa, el soplo de las músicas… que todo vuele a la región de las águilas con el sabor y el olor alcalaínos… Que el juez Garzón tenga voz entre los ecos.
Bienvenido seas, Etnosur 2012. Con el aplauso de todos los clarines del mundo’.

Etnosur sigue siendo una puerta abierta a la ilusión, un fin de semana largo  a la presunta felicidad, un pensar en la diversión, algo mágico fuera de lo común, como un encuentro inesperado con alguien que trae los bolsillos llenos de ilusión, de alegría, de euros, de amor, de armonía, pero que puede terminar mal, eso no importa, porque el final aún está lejos.

Cuando la música llega al Paseo de los Álamos, cuando la Banda del Soplo se instala en el Templete de los Músicos, miles de rostros girarán hacía ellos y allí las músicas de los cuatro vientos se dispersarán por la Sierra Sur y los corazones de miles de personas, de aquí y de allí latirán con fuerza, es el instante mágico de Etnosur que tiene un recorrido largo, llenando casas, restaurantes, pisos, acampadas, tiendas y supermercados, calles y plazas, un reguero de personas invade Alcalá la Real, de norte a sur, de este a oeste. Son ellos, es el ejército de Etnosur, vienen cargados de ilusiones, de encuentros, de pensamientos…. Por la Avenida de Andalucía, por la de Iberoamérica, o la de Europa, sus figuras sin maletas, casi sin equipaje, con perros, con humo, ansiosos de beber, de escuchar, de reir, de gozar; deseosos de comer, de oir, de acabar con la crisis, de traer otros mundos, de enseñar que se puede vivir sin nada. Están aquí, duermen en cualquier lugar, traen alegría, dinero, ilusión y se mezclan con los de aquí, visitan la Mota, el Palacio Abacial, van de aquí para allá. Se interesan por los talleres, se duchan, se sientan, consumen, meditan.
Hombres, mujeres y niños. Mayores, menores y menores con reparo. Todos están aquí, durante tres días, inundando de todo esta ciudad de frontera, tratando de olvidar la crisis o quizás no han llegado a conocerla, son únicos, son especiales, son ellos, desde hace quince años. Son peculiares, pero aman, sufren, disfrutan y son una alternancia a cualquier vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario