Páginas vistas en total

sábado, 30 de octubre de 2010

ANTONIO GÓNGORA, UN COMERCIANTE DE HOY Y DE AYER


Antonio Góngora tiene apellido de poeta, pero es un comerciante responsable, antiguo y nuevo, su negocio recuerda las antiguas tiendas de ultramarinos, porque tiene de todo. Es una persona responsable, que cultiva el viejo lema de los comerciantes, que sus clientes son la razón de su vida.
-¿Cómo se inició como pequeño comerciante?
-Comencé a trabajar con once años, empecé ayudando a una persona amigo de mi familia, así estuve durante trece años y más tarde inicié mi propio negocio, creo que fue aquí en la Avenida de Andalucía en el año 1970.
-¿Siempre ha tenido el mismo lugar para la tienda?
- Sí, desde que me establecí por mi cuenta. He tenido suerte aunque el desarrollo del negocio ha estado unas veces mejor y otras peor, pero no me puedo quejar porque, gracias a Dios, el negocio funciona y va bien.
-¿Cómo ha sido el horario de la tienda?
-Siempre no he tenido el mismo horario, llevo unos diez años que lo he ampliado y abro hasta los domingos, esto ha hecho que la clientela aumente, pero más que un negocio, esto ha sido un servicio público, porque los clientes vienen a por cosas necesarias, cuando casi todo está cerrado. Además, vendo pan los domingos y entonces tengo abierto para su venta.
-¿Cómo es su clientela?
-Mi clientela es muy agradable, tengo buena gente, son como de mi familia.
-¿Le gustaría que algún hijo siguiera en el negocio?
-Lo ideal sería eso, lo que pasa es que no sé si podrá ser o no, porque cada uno de mis hijos tiene su situación-
-¿Qué productos vende en su tienda?
-Aquí vendo un poco de todo, en alimentación de todo, hay fruta, verdura, chacinas, pastelería.
-¿Está contento con la vida que ha tenido?
-Pues, estoy satisfecho, podía haber sido una vida más tranquila pero estoy muy contento de mi negocio, de mi casa y de mi familia.
-¿Ha tenido tiempo libre para hacer algunas cosas?
-No, pero últimamente si cierro para tomarme unas vacaciones, unos diez o quince días.
-¿Qué le gustaría haber hecho en esta vida?
-Uf. Aparte de comerciante, no lo sé, ya que no he tenido otra alternativa.
-¿Qué condiciones debe reunir un buen comerciante?
-Pues creo que un comerciante que quiera ser bueno, debe atender al público como se merece, sin engaños y sin perjuicios y vender lo que uno tiene pero con el corazón en la mano, vaya.
-¿Ha tenido algún problema en estos años?
-Bueno, problemas, problemas, no. Cómo este negocio es de tú a tú, a lo mejor le he dado fiado a alguien y luego si te ví y no me acuerdo, pero otra cosa no. Lo único que quiero decir es que todo aquél que quiera ser comerciante, que se apriete los talones que tiene que trabajar.

2 comentarios:

  1. Gracias, por dedicarle a mi padre este apartado, me ha emocionado mucho. Si seguimos con estas lloreras, vamos a llegar todos a su jubilación consumidos de tanto llanto.

    ResponderEliminar