Páginas vistas en total

sábado, 27 de marzo de 2010

FIESTA DEL VINO Y DEL POTAJE EN FRAILES








El pasado 27 de marzo se celebró la Fiesta del Vino en Frailes y hubo una gran diversión, empezando por la ponencia que la dictó el sacerdote Alberto Jaime Martínez Pulido. Recordó su primera noche en Friles, en la casa de los maestros, junto a la antigua cooperativa de San Rafael, donde pasó varias pulmonías porque hacía mucho frío y añadió que no pegó ojo porque un burro rebuznaba sin cesar. Recoró a varios pregoneros anteriores como Juan Eslava, José Luis Pantoja, Rafael Hinojosa, Francisco Martín, etc. Hizo una evaluación de la economía, con el cultivo del olivar y el intento de diversificación con el cultivo del vino y ahora con la puesta en funcionamiento del turismo rural, y manifestó que la esperanza actual es la construcción del actual balneario.
Yo fui el presentador y dije estas palabras: Lo más importante de Alberto Jaime es que impregna de vida, la vida de los demás. Es como una fuerza que te hace sentir bien, a gusto, con complicidad, como un confidente en cualquier situación.
Y luego está lo otro, que tiene mano con Dios, es capaz de comunicarse con Él y a pesar de que muchos nos creamos en estas cosas, Alberto es para mi la comunicación celestial, ese algo que me hace pensar con lo incuestionable, en lo sobrenatural, en lo inexplicable.
Este hombre es capaz de convencer a los fraileros para que arreglen la iglesia, soltarle los cuartos sin pestañear, y para eso hay que tener una amplia sonrisa como él la tiene. Es capaz de acercar a Dios de una forma normal, sin aspavientos. Es capaz de reunir a 2.000 personas en la Ribera Alta, con motivo del nombramiento de la plaza de la iglesia con su nombre. Enamorar a la alcaldesa de Alcalá la Real, hacer que el alcalde de Frailes le nombre hijo adoptivo y que el obispo lo lleve de pueblo en pueblo, porque cree que le va a quitar protagonismo.
A Alberto le gusta el vino, le gusta la vida y ambos se sonríen, se llevan bien, se buscan, se encuentran y saben que como tendrán una vida eterna, ésta la viven a tope.
Unos días le llaman Ricky Martín, otros Richard Gere, y los partidos políticos se lo rifan porque es capaz de arrastrar a mucha gente.
Hoy está aquí para hablarnos del vino, para mostrarse de nuevo a todos nosotros, para pasar este día de fiesta, porque él sólo es una fiesta, por ello no me demoro más y que tome la palabra y nos entusiasme.
La fiesta continuó en el recinto ferial, con el famoso potaje que este año estaba exquisito, muchos repitieron el segundo plato, también sirvieron embutidos y los clásicos dulces de postre.
Una cohorte de políticos estuvo presente. Desde Gaspar Zarrias, pasando por Antonio Ávila, diversos delegados de la Junta, varios alcaldes y sobre todo el pueblo de Frailes y medio de Alcalá la Real.
Lo más importante es que volví a ver a numerosos amigos, unos que están en Madrid como Antonia Vela, la Pancanta que vive en Getafe con su marido y que es simpática hasta no poder más. Hábía gente de Barcelona. Mi amigo Paco Belmontes que sigue trabajando en Dragados y Construcciones, ahora en una planta de reciclaje. Camilo Mudarrra Díaz, etc.
También la colonia de ingleses y extranjeros, con Michael Jacobs a la cabeza, pero también los rumanos, los ecuatorianos o los colombianos.
Es sobre todo un lugar para el encuentro esta jornada del vino de Frailes,volví a encontrar a una amiga que no la veía desde hace 40 años, cuando la infancia. Y claro no la conocía, pero al final volvimos a recordar las cosas de nuestro barrio, allá en la calle Hornos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario