Páginas vistas en total

domingo, 19 de diciembre de 2010

BALANCE ANUAL 2010 DE CULTURA ALCALAÍNA


Le pedí al concejal de Cultura, Rafael Hinojosa, un balance del año cultural y esto es lo que me ha dicho: Amigo Santi, me pides que te haga un balance de la Concejalía de Cultura, en este 2010, año de duendecillos malos
y ángeles infernales. Y sin embargo, tú ya has incluido en tu blog una valoración algo “opaca” del asunto. Para que veas que te leo y te sigo. Dices:

“… Cultura ha sido una de las concejalías que más ha sentido la crisis, ha desaparecido Titerreal, las actividades cada vez son menos y se están haciendo una serie de ellas de calificación propia, con material de la Junta y local...)

Por supuesto que no te voy a contradecir. Los datos que das son ciertos, pero … ¿por qué han de ser negativos? Tres son tus afirmaciones, que quiero comentar. Después te incluiré el balance que me pides.
. “Cultura es de las que más ha sentido la crisis”. No tengo yo datos comparativos de las otras concejalías, por lo que me es imposible saber si eso es así o no. Y aunque lo fuera, ¿qué es eso de “sentir” la crisis? Lo que ha hecho Cultura ha sido -responsable y solidariamente- disminuir su presupuesto. Y lo ha hecho prescindiendo de programas que se han valorado como “prescindibles”, dejando los que se consideran nucleares. Imagínate una dieta. Si has de eliminar algo ¿qué eliminas, el postre rico del helado a la borgoñesa o el filete?
-Efectivamente, ha desaparecido Tite-real, pero estaba cantado, incluso sin crisis. Lo que ha hecho la crisis es abundar en sus argumentos en contra. El festival de Tite-real había descendido en calidad, era repetitivo y su público era de 21 personas de media. Si a esto añades que de las 21 personas 17 eran las mismas, resulta que tenía un festival para 17 personas, y –oído al parche- que costaba 21.000 €. Podríamos haberle comprado unos cristobicas a cada uno de los asistentes y hubiera sido más barato. ¿Lo mantenemos, entonces? ¿No quedamos en que hay que mirar por la pela? Está claro que Tite-real no interesaba prácticamente a nadie. Pero tengo que aclararlo: desaparece el festival como tal, no las actividades de teatro de guiñol que -ésas- van a tener su lugar a lo largo del año pero, repito, no como una cita anual con carácter de festival. Te podría dar alguna otra razón más, pero … dejémoslo estar. Otro día tomando una coca-colaq te lo cuento.
-Se hacen series de actividades de calificación propia. ¿Y dónde está lo malo? ¡Ojalá tuviéramos más actividades “propias”. Si la cultura la hacemos nosotros, le estamos añadiendo los valores de la motivación y promoción local, la participación de los alcalaínos y el mayor interés del público. Piensa que un concierto de la Banda de Alcalá llena el teatro, cosa que no consiguen otros conciertos supuestamente mejores. Digo supuestamente, porque no podemos caer en el sofisma de que por ser de fuera ya es mejor. Los conciertos de la Banda alcalaína han conseguido un programa y una interpretación notables. ¿Por qué crees que lo han conseguido? Porque se les ha dado motivos para ensayar, Animarse y –como resultado- mejorar. Dígase lo mismo de Alcalá Teatro, la Coral, la Tregua y Expopinta, por ejemplo. Que la cultura hecha por alcalaínos salga a la calle es fundamental para un pueblo, ya que es una cultura activa, interior, propia. Y eso creo que es bueno. Ya te digo, ¡ojalá fuera tanta que la exportáramos en lugar de tener que importarla!
-“Las actividades cada vez son menos? Eso es sencillamente erróneo. Las programaciones mensuales están ahí. Esto no es opinable, son datos. La media de actividades culturales/mes es de 18, o sea, más de 1 cada 2 días. No conozco ningún pueblo con ese programa. Desde el jueves, 9 diciembre al domingo, en ese fin de semana, tuve que asistir a 7 (mesa identidad, presentación masonería, concierto piano, teatro aficionado, partido campaña hambre, la copla y la danza paraguaya). ¿Hay quien dé más en cantidad y diversidad? Y como suele decirse son todas las que están en el programa, aunque a lo mejor no están todas las que son, porque –a veces- de algunas no nos dan noticias o lo hacen tarde y no se pueden incluir en nuestro programa mensual.

Bueno. Esto que te digo no es para convencerte, sino para contrastar otro punto de vista.
==========
Y ahora vamos con el balance del año que me pides.
Yo parto de un principio para mi fundamental, que los balances culturales no deben ser cuantitativos sino formativos.
Y que la cultura no es sólo espectáculo, sino que previamente ha de haber una siembra de deseos, aficiones, gustos y hábitos. Y a ello va orientado el concepto de “cultura silenciosa”, una idea que parece ser causa risa o escepticismo en mucha gente, pero que para mí es la clave de toda transformación social a través de la cultura. Ya sabes, el que no entiende una cosa se lo toma a broma como mecanismo de defensa para tapar la ignorancia. Entonces … ¿cómo se hace balance de esa transformación de la ética y de la estética de los alcalaínos?
Sólo te cabe la satisfacción del deber cumplido, las miles de horas que echas, la inocencia de los objetivos, etc… intentando que las horas bajas y el desánimo no te agobien y lo mandes todo a tomar por culo.
Perdona esta confesión personal que antecede, pero uno también tiene su corazoncito y le apetece a hacer pequeñas confesiones de vez en cuando.
Yendo a lo que se ve.
- El programa Inter-ciudades ha dado un empujón notable, que culminó con el magnífico viaje a Silos. No, no se trata sólo de un viaje sin más. A Soria puede ir cualquiera, la ve, se toma dos copas y se vuelve. Se trata de, además de eso, darle un contenido cultural que haga del ocio algo más que turismo a palo seco. Visitar el convento de Silos (nuestro patrón), recordar a Machado con sus poemas recorriendo las orillas del Duero y hacer un homenaje en San Millán a la cuna del castellano es darle al viaje una categoría superior. Y así lo entendieron las 90 personas que volvieron encantadas.
- El aumento de solicitantes del programa Escolares por la Cultura con todo lo que supone implicar a la población escolar en las actividades culturales es una buena noticia. No le demos más vueltas, si nuestros niños y adolescentes no se familiarizan con el acto cultural nunca gozarán de él.
- La mejora sustancial del certamen del II Festival de Teatro Aficionado merece también un aplauso. ¿Lo ves? Estamos hablando de aficionados, de gente que aprende, se motiva y se hace protagonista. Estamos formando no sólo actores, sino amantes del teatro.
- La “resurrección” de la Tertulia Flamenca también se destaca. La noche de las Cruces en agosto es una foto inolvidable ya para muchos. Fue el principio, pero hay nuevas actuaciones en el flamenco.
- La Biblioteca de Charilla más que el hecho en sí, interesa por lo que tiene de simbolismo llevar el libro y la lectura a una población rural. El éxito que está teniendo demuestra que, cuando se hacen cosas, la gente responde. ¿Leerán ahora los charilleros más? Sin duda alguna. ¿Es eso bueno para la cultura?
- Expopinta está ahí ya como una realidad colectiva del grupo de pintores. Ellos están contentos y el público también.
- La cada vez más activa presencia de Amici Culturae, una asociación que se pensó como superadora de las capillitas cofrades. Una asociación autónoma e independiente, multigrupal, que puede ser el denominador común de la cultura alcalaína. De acuerdo, no es un programa de la Concejalía, pero nació de ella, la patrocina ella, sin el espíritu y el aliento de la concejalía no existiría.

Como verás no aludo a los grandes eventos (Festivales, Etnosur, Cabalgata, Carnaval, etc….) Esa es la cultura “espectáculo”, que está muy bien, pero que para mí se subordina a la silenciosa y es posterior a ésta.

Yo creo que con eso hay bastante. ¿Cosas negativas? Pues claro, hombre:

- Fracaso en el callejero y en el nuevo himno de Alcalá.
- Idem en la incorporación de la juventud al fenómeno cultural.
- Mantenimiento de una normativa de subvenciones que hay que cambiar.
- La suspensión de la reforma de la Lonja a causa de la crisis.
- Falla en la información cultural del periódico Jaén.
- Necesidad de un mejor control y prestación de los espacios y servicios culturales.
- Mayor “agresividad” en las reformas y en los cambios que son necesarios.
- Ahondar más y más en una cultura laica.

Final:
La Concejalía de Cultura es la que, junto con Urbanismo, está expuesta más a la crítica. Tantos actos culturales, cuando se está hablando de gustos y aficiones, siempre tendrán división de opiniones Y eso será bueno. Pero no hay en Alcalá un espíritu crítico, es decir, valorativo, es decir, que incluya también lo bueno cuando lo haya. Ningún grupo o asociación me ha dicho todavía “enhorabuena” por algo que haya salido bien. ¿Y habrá habido algo, no?
El arreglo de la calle se ve, la procesión se oye, los jardines se notan, pero … ¿el goce cultural, la necesidad del poema, el placer de leer …¿cómo se concretan y cómo se miden?

Un fuerte abrazo, amigo Santi. Gracias por tu crítica porque -entre otras cosas- me ha puesto a hacerme mi propio examen de conciencia y, sobre todo, me ha puesto a escribir … y eso para mí es impagable.
Que la Navidad te sea leve, que seas feliz en estos días y en los otros –en todos- y que te vaya bien.
Un abrazo.
-

1 comentario:

  1. Rafa, creo que despues de tu extensa exposición, poco puede quedar por comentar, pues ha sido critica incluso contigo, por poner un pero, que algunos si te hemos agradecido tu esfuerzo y te dimos la enhorabuena, en su momento, por tu labor formativa dentro del consistorio por la valoración de la cultura laica y en libertad. Gracias por tu trabajo de nuevo y te apoyo a que sigas tus esfuerzos impagables en apoyo de la cultura de la comarca.

    ResponderEliminar