Páginas vistas en total

domingo, 7 de julio de 2013

PEDRO MELGUIZO, EL ALMA DE ETNOSUR

Quizás a primera vista Pedro Melguizo no me haya caído bien, pero a lo largo de estos años hemos tejido una serie de vínculos, siendo Etnosur el único y principal. Pedro Melguizo simboliza el alma de Etnosur, a pesar de que siempre habla en plural al referirse al festival. Etnosur se ha hecho grande y Pedro Melguizo también y ha hecho grande a Alcalá la Real, hoy traigo una entrevista con el alma de Etnosur. 

.- ¿ Se puede definir Etnosur?
-Hombre, hay una definición que hemos usado ya muchas veces y si se puede definir algo, es un poco como la posibilidad de cada año de dar una pequeña vuelta al mundo pero sin salir de un territorio que es Alcalá la Real, normalmente uno se va de viaje a conocer sitio y esto se hace un poco al revés, uno se queda en su territorio y le acercamos un poquito de diferentes culturas, en general, del mundo.
.-¿Qué destaca de esta edición?
-Pues, realmente, nosotros destacamos el bloque, el bloque en sí mismo del festival, un poco el todo por encima de las partes, pero en esta edición concreta hay un hecho para nosotros muy destacado, tanto artística como emocionalmente que es la participación de la Agrupación Musical Pep Ventura de Alcalá la Real. Hace años que actuó la coral Alfonso XI que ha cantado dos veces en Etnosur y llevamos años queriendo que también participara la Pep Ventura pero no encontrábamos el artista, digamos, sobre todo el cómo hacerlo y ahora lo hemos encontrado y la verdad es que estamos muy, muy contentos de incorporar también otra vez artistas de Alcalá la Real en Etnosur.
.-¿Qué le diría a los que no ‘comulgan’ con Etnosur?
-Pues que la opinión es libre.
.-¿Es sostenible este encuentro para los tiempos que estamos?
-Sí, es sostenible, de hecho el presupuesto del festival ha bajado como en un 30% más o menos  en los últimos cuatro años, desde que estalló eso que llaman crisis, que se debería de llamar timo o estafa que creo que definiría bastante mejor realmente lo que está pasando y lo hemos hecho así, se ha bajado el presupuesto justamente para hacerlo sostenible y para que siga pudiendo realizarse.
-¿Qué ha ganado Alcalá la Real con esta celebración anual?
-Hombre, yo creo que cualquier persona que tenga una cierta inquietud por conocer, por ampliar conocimientos, por conocer más el mundo que le rodea, ha ganado multitud de cosas porque ha tenido, con estos diecisiete años que llevamos ya, oportunidad de poder conocer muchísimas manifestaciones culturales que de otra forma no hubiera sido posible conocer, por eso creo que cualquier persona que tenga una cierta inquietud por enriquecer el conocimiento y no hablo solo desde un punto de vista científico sino también emocional, creo que Alcalá la Real ha ganado muchísimo y después de diecisiete años, pues, de alguna forma por lo menos en una parte del pueblo o en general, ha dejado como un aroma especial y muy bueno para unos y para otros unos aromas no tan buenos, pero aromas al fin y al cabo.
-¿Y usted qué ha ganado?
-Hombre, yo sobre todo, yo que no soy de Alcalá la Real y solo había estado una vez en mi vida antes de Etnosur y no lo digo con ningún deseo de quedar bien para nada, he descubierto un pueblo magnífico y raro, esto en sentido positivo porque es raro que en estos tiempos haya un ayuntamiento que no tiene deuda, es raro que en estos tiempos haya un ayuntamiento que le paga a los proveedores, es raro que haya una mayoría del pueblo muy tolerante con cosas que sobre todo al principio le eran ajenas y que se han incorporado un poco, digamos, a su ritmo cotidiano de vida y a mí eso, diecisiete años después, me sigue pareciendo sorprendente y realmente eso es lo que yo más he ganado.
-¿Y cómo ha ido cambiando Etnosur a lo largo de estos diecisiete años?
Pues, yo creo sinceramente y además usted estuvo desde el principio, yo creo que ha cambiado muy poco, pues miraba hace unos días la programación del primer año y realmente, en pequeño, pero el primer año hubo foro, hubo exposiciones, hubo cosas para niños, hubo artesanos, hubo comida, hubo música y hubo cuentos, entonces al principio era como más chiquitín pero luego ha ido creciendo pero siempre en un marco que ya se definió muy bien  y claramente en el primer Etnosur.
-¿De los momentos que ha vivido en el festival qué destacaría?
-Personalmente, el momento más emotivo con diferencia que he vivido, fue cuando actuó la coral alcalaína Alfonso XI pero no la actuación sino la tarde que en el instituto Alfonso XI conoció la coral a Marlui Miranda y les contó cosas de los indios y esa misma tarde, además de cantar y encabezada por su director Lirio J. Palomar, estaba cantando y bailando danzas amazónicas con Marlui Miranda, ni en el mejor de mis sueños pensaba que eso llegara a pasar y sobre todo que pudiera pasar tan rápido.
-¿Entonces, la cultura es una o única?
-La cultura es diversa pero en el fondo, lo digo no solamente por la experiencia de Etnosur sino por la contraria, la de haber viajado a sitios muy dispares, pero en el fondo cuando uno se sienta a solas con un ser humano de 4.000 kilómetros más allá de entre los puntos cardinales… Y te sientas tranquilamente para hablar de la vida, te das cuenta que la mayoría de las inquietudes, de los sueños, de las esperanzas o del pulso vital, es el mismo de una persona que ha nacido y no ha salido de su poblado o al de nosotros que somos urbanitas, iba a decir convencidos pero lo dejo en urbanitas.
-¿Y la gente normal, así como nosotros, quiere estas cosas?
-Hombre, yo sí, sí de hecho si no quisiera estas cosas, no iría tanto público al festival, no todo el mundo lo tiene claro, pero hay muchísima gente en Alcalá la Real y fuera de ella que realmente que se programa su vida anual de vacaciones en función de ‘yo no me pierdo estos tres días en Alcalá’.
-¿Y qué es lo mejor que ha oído del festival?
-Lo mejor que he oído es la interconexión, la comunicación o la intercomunicación entre la gente que viene de muy lejos y la gente que es de Alcalá la Real; todo lo humano compartido entre unos y otros es lo que más he oído pero es que además en la conversación general de muchísima gente que viene al festival e incluso de muchos artistas, es la reacción y el comportamiento, el buen ambiente general que hay de los de dentro con los de fuera.
-¿Dado que Etnosur es rentable, a quién beneficia?
- Etnosur beneficia a una parte del comercio de Alcalá, a todo no porque eso sería imposible y de esa parte que beneficia a una parte de la parte beneficia muchísimo, me han contado los propios pequeños comerciantes que si hubiera dos Etnosur al año podrían cerrar los 360 días.
-¿Hay que hablar ya de una generación Etnosur?
-A mí me gustaría pensar que existe una generación Etnosur, no lo sé porque no vivo todo el año en Alcalá la Real, sí hay gente que me cuenta que en Alcalá eso existe  y eso es cierto. Ahora, hablar así en general de una generación Etnosur, no; pero después de 17 años hay mucha gente en Alcalá que fue a su primer Etnosur con 7 años y ahora tiene 24 años, entonces de alguna manera el Etnosur ha tocado desde diferentes ángulos  a mucha gente de Alcalá y creo que se ha conseguido una cosa que mucha gente de Alcalá tenga espíritu viajero, eso sí, ahí sí ha influido el festival. Y creo que cuando más se conoce, más se conoce uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario