Páginas vistas en total

sábado, 18 de mayo de 2013

ENTREVISTA CON MARINO AGUILERA, EDIL DEL PP

Marino Aguilera es un hombre alcalaíno que tiene amor a su tierra y está comprometido con ella, en esta entrevista muestra algunas cosas de lo que piensa.

-¿Qué es la política para ti?
Una forma de estar cerca de mi pueblo y de trabajar por él y una oportunidad para aprender el funcionamiento de un municipio desde su administración. Estar en política me enriquece como persona y como alcalaíno y me hace sentir bien cuando veo que soluciona problemas y administra con rigor los recursos públicos, y no tanto cuando ocurre lo contrario. Desde que soy concejal tengo un mejor conocimiento de Alcalá y entiendo mejor la raíz de muchos de los problemas que tiene. Un ayuntamiento es como una universidad de las antiguas, en la que se aprende un poco de todo: urbanismo, economía, derecho, recursos humanos... y hasta existe el derecho al pataleo, y lo único que hace falta para matricularse es tener vocación de servicio y ganas de trabajar por tu pueblo. Mi paso por política durará unos años y tiene una estricta vocación local. No pretendo perpetuarme ni alcanzar responsabilidades fuera de Alcalá.
-¿Te gustaría ser alcalde de Alcalá la Real?
Para ser alcalde antes hay que ser candidato y para ser candidato tienes que ser propuesto y respaldado por el partido político al que perteneces. Ser alcalde, incluso candidato, supone un sacrificio enorme desde el punto de vista personal y familiar, pero en las manos del alcalde está el transformar en realidad las aspiraciones del colectivo al que perteneces y que pretende gobernar un municipio. Por lo tanto entiendo que ser alcalde no ha de ser un “gusto” o una ambición estrictamente personal, sino más bien la asunción de una responsabilidad por expreso deseo de la gente que te rodea, que te pide que lideres la opción política en nombre de todos. Por tanto que sea candidato o no dependerá de que mi partido me lo pida y de que mis circunstancias personales me lo permitan, y como suele decirse quedo a disposición del partido para lo que este necesite.
-¿Porqué no has optado a la presidencia del PP alcalaíno en el VI congreso?
Porque hay una persona muy preparada para asumir ese cargo que es Baldomero Andréu y porque nunca he tenido esa pretensión. Baldomero tiene mucha más experiencia que yo, conoce a la perfección el partido a nivel local y provincial y goza del respaldo de todos los afiliados. Su formación como abogado le otorga mucha seguridad a la hora de tomar decisiones y de aconsejar la labor del grupo de concejales. Me ofreció la Vicesecretaría de Organización en el congreso y la acepté con gratitud.
-¿Cómo ves la situación política alcalaína y que se puede cambiar?
Veo que la opción de la alternancia política tras tres décadas de mandatos del PSOE está más cerca que nunca. Nos quedamos a poco más de doscientos votos de romper la mayoría en 2011 y las siguientes elecciones serán sin duda las más reñidas de la historia reciente de Alcalá. Para nosotros todo pasa por seguir mejorando la comunicación con los alcalaínos, hacer una oposición constructiva y ganarnos la confianza de las aldeas. El PSOE sigue en la línea de la legislatura anterior, centrado en su política de crear infraestructuras, en buena medida gracias al dinero europeo, muchas de ellas totalmente sobredimensionadas para las necesidades de Alcalá y que están aumentando el gasto municipal. Se crea empleo, es cierto y hay que alegrarse por ello, pero un empleo llamado a desaparecer una vez se acabe el dinero, y eso es pan para hoy. Mientras, el polígono Llano Mazuelos, que podría crear un empleo más estable desde la iniciativa privada si esta encontrara las condiciones oportunas, sigue tan olvidado que parece condenado de por vida a acoger prácticas de autoescuela. Y eso es hambre para mañana.
Esto demuestra el profundo desequilibrio existente entre el sector público y el privado en Alcalá, brecha que ha aumentado durante el gobierno de Elena Víboras y de la que se enorgullece cuando presume de que el Ayuntamiento es la primera empresa de Alcalá, algo disparatado en un municipio de 23.000 habitantes. Además, la brecha aumenta cuanto mayor es la política intervencionista del PSOE, que no duda en frenar a la iniciativa privada si esta va a suponer una competencia para los servicios municipales. Que en Alcalá, con el tamaño que tiene, no existan residencias privadas o centros deportivos alternativos al municipal habla por sí solo de grado de intrusismo y de competencia desleal que se practica desde el PSOE hacia los empresarios y emprendedores, con los que no está dispuesto a repartir el pastel del empleo. Por no hablar del favoritismo descarado hacia determinadas empresas que trabajan bajo concesiones administrativas o prestan servicios al ayuntamiento, favoritismo que supone un agravio hacia el resto de empresas y profesionales.
La razón está en el control del empleo que generan estos servicios, que mediante esta fórmula queda en manos del PSOE para así poder especular con él y repartirlo según sus compromisos. Dicho empleo en manos de la iniciativa privada supondría para el PSOE la pérdida de un valioso recurso y una libertad para el empleado que parece no estar dispuesto a consentir en la medida que pueda.
Así las cosas, a la gente joven que quiera vivir en Alcalá no le queda más salida que sumirse en la precariedad laboral del olivar, aspirar a trabajar para el Ayuntamiento de forma directa o indirecta (a través de una empresa concesionaria), o bien luchar contra viento y marea para crear su propio empleo, por lo que muchos optan por la emigración como salida más inmediata para resolver su futuro. Cada año unos 500 alcalaínos toman este camino, fundamentalmente jóvenes, y el resultado se manifiesta en una estructura de población mucho más envejecida que municipios similares.
Hay un sinfín de mejoras por ejecutar, y entre ellas es prioritaria que la Junta apoye la creación de un parque o centro tecnológico en el Llano Mazuelos que actúe como reclamo para la llegada de inversores e industrialice el municipio. En Martos el del plástico está dando muy buen resultado y su industria hace tiempo que tomó la delantera a la de Alcalá, y de alguna forma hay que darle salida al suelo del polígono para que se pueda crear empleo. No tiene lógica negarse a bajar el precio de las parcelas por el interés del Ayuntamiento en recuperar la inversión hecha cuando luego gasta millonadas en edificios y obras sin sentido. Así que también hay que facilitar al máximo las condiciones de acceso en propiedad al suelo industrial.
-¿Cuáles son las cosas importantes en tu vida?
Las dos cosas más importantes de mi vida son mi familia y mi entorno, por este orden. Me casé el verano pasado, en unos días seré padre de un niño y nuestra intención es tener más, por lo que estoy atravesando una de las etapas más felices de mi vida, en la que estoy formando mi propia familia y he de enfrentarme al reto de educar a mis hijos. En poco tiempo me ha cambiado mucho la vida y para bien. Junto a ellos, mis padres, que me han enseñado el valor del trabajo y cómo afrontar los malos momentos. Siempre recordaré a mi abuelo Marino por su gran humanidad.
Mi entorno es Alcalá, su ciudad, aldeas, cerros y vegas, y desde pequeño he tenido claro que quería vivir aquí. He trabajado mucho para poder conseguirlo y no ha sido fácil. Para un licenciado que quiera ejercer su oficio en Alcalá no quedan muchas más opciones que pasar por unas oposiciones. Por suerte lo conseguí y hoy mi trabajo me permite vivir en Alcalá y estar en contacto con su gente y mi familia.
-¿Cuáles son tus metas como profesor?
Simplemente ser un buen profesor. Me gustaría continuar con la labor de muchos docentes alcalaínos que se han volcado con el conocimiento de lo local en la escuela. Profesores como Carmen Juan, Domingo Murcia, Paco Martín o Antonio Heredia. Opino que para un estudiante tan importante es que conozca la Constitución del 78 como el origen de su aldea o el porqué de nuestro paisaje, y por ello procuro que la demografía, la geografía física, el Renacimiento o la Reconquista siempre se estudien desde los datos y ejemplos locales.
Le doy mucha importancia a mi formación como docente. He hecho e impartido cursos sobre nuevas tecnologías, el año pasado me titulé en la Escuela Oficial de Idiomas (inglés) y este año estoy haciendo un curso sobre política y economía de la Unión Europea. En un futuro no muy lejano me gustaría volver a la universidad para hacer el doctorado y estudiar la arquitectura popular de la comarca. Construcciones como cortijos, eras o abrevaderos desaparecen a un ritmo alarmante a pesar de ser parte de nuestra memoria como pueblo y de haber sido el soporte laboral y económico de Alcalá hasta hace pocas décadas.
-¿Cómo ves la enseñanza alcalaína?
La oferta de enseñanzas no obligatorias no está mal aunque echo en falta más ciclos formativos que potencien las titulaciones medias. Estimo necesarios un ciclo de la rama agraria o medioambiental que forme y profesionalice a los agricultores, otro de actividades físicas y deportivas y otro de hostelería. También sería necesario ampliar la capacidad de la Escuela Oficial de Idiomas, muy reducida para la demanda que tiene, y crear un bachillerato de adultos. En cuanto a las enseñanzas obligatorias el bilingüismo es la asignatura pendiente aunque ya se va avanzando algo.
Uno de los tesoros de la educación en Alcalá es el clima de convivencia de los centros, bastante bueno si lo comparamos con lo que se ve en otros lugares no muy lejanos. Los alumnos alcalaínos se distinguen por su buen comportamiento y corrección en el trato con independencia de su rendimiento, y pienso que se debe a que muchos padres dan tanta o más importancia a la educación en valores de sus hijos que a la académica.
-Los ministros Gallardón o Wert han hecho leyes que quizás solo favorecen a una parte de la población, ¿estás de acuerdo con ellas?
Más que leyes que dividen habría que hablar de temas en los que la sociedad ya se encuentra dividida de por sí como el aborto, en el que soy partidario de la ley de supuestos. Se haga la ley que se haga nunca va a contentar a todos y es probable que acabe siendo derogada y sustituida cuando cambie el gobierno. Este problema también ocurre con la educación, aunque considero que no existe tanta división a nivel social y que es aceptado por todos que urge una reforma del sistema educativo. El resultado de la nueva ley educativa habrá que verlo a posteriori, con estadísticas en la mano. La LOMCE me parece un buen intento por cambiar las cosas y destacaría de ella su apuesta por dignificar la formación profesional, uno de los “talones de Aquiles” del sistema educativo con gran repercusión en el mercado laboral.
-¿Porqué eres del PP?
Porque pienso que la igualdad nunca debe estar por encima del mérito, del esfuerzo y de la capacidad; porque a cada persona hay que juzgarla por sus acciones y no por sus ideales; porque me gustaría que el dinero público se destinara a enseñar a pescar y no a comprar peces; porque pienso que la libertad y la iniciativa privada es lo que impulsa un país y ambas han de sentirse protegidas por la administración, no atacadas; porque la riqueza hay que crearla para distribuirla, no robarla para distribuirla; porque no me gusta una sistema que desprecie la competitividad y que penalice el éxito individual; porque hay que erradicar el modelo de solidaridad que permite premiar al insolidario y el modelo de justicia social que nos iguala por abajo; porque el subsidio no puede emplearse para crear servidumbres ni el trabajo para comprar ideologías. Por todo eso, por mucho más y porque Alcalá merece algo mejor, soy del PP.
-¿Qué haces para desconectar?
La verdad es que no suelo desconectar mucho, siempre estoy haciendo alguna actividad que me aporte algo. Con los años me voy dando cuenta de que uno de mis bienes más preciados es el tiempo y que no se puede desperdiciar, así que todos mis huecos los aprovecho para mejorar mi inglés, hacer cursos o leer. Suelo salir a correr tres o cuatro veces a la semana y tampoco es que me ayude a desconectar. Siempre le estoy dando vueltas a la cabeza.

2 comentarios:

  1. ¡Es más apañao que un jarrillo de lata!
    (ya fuera de allá o de acá, de arriba o de abajo, de flores o de pájaros, seguiría siendo igual de apañao)

    ResponderEliminar
  2. Una gran persona, y el mejor alcalde que jamás conozca Alcalá después, mejorando espero, un par de HISTÓRICOS.

    Mucho ánimo Papa!

    Baldomero lo tiene en sus manos, pero no en su cartera, una pena. Pero no vendamos la piel del lobo antes de cazarlo.

    Alcalá merece LIBERTAD REAL!

    A correr!

    Salud y paz...ciencia.

    ResponderEliminar