Páginas vistas en total

martes, 16 de diciembre de 2014

REFLEXIONES DE FIN DE AÑO SOBRE LA SOCIEDAD ALCALAÍNA

Aunque no ha habido muchos cambios estructurales en el municipio alcalaíno, alguno ha habido. Parece que se hace cargo del mundo de la política una nueva generación con la entrada en los primeros puestos de mando de personas como Carlos Hinojosa en el PSOE y Marino Aguilera en el PP, aunque ambos siguen con las políticas continuistas de sus predecesores y habrá que esperar un tiempo para conocer las propuestas que ambos hacen para las elecciones municipales. En cuanto a los demás partidos, son una incógnita, tanto IU, como Podemos o UPyD. El socialista Carlos Hinojosa no ha hecho nada peculiar, se mueve en la táctica de su predecesora y en las ayudas que va teniendo de la Diputación y de la Junta. Creo que se marcó un objetivo y por él ha luchado, que no se desfondase el Centro Municipal de Salud y Deporte y parece que lo ha logrado, primero le inyectaron dinero público en vena y más tarde un plan de choque para que funcione. De ahí que el PP haya dicho, recientemente, que en el presupuesto para 2015 se gasta diez veces más en cosas del deporte que en asuntos sociales, lo que quiere decir que priorizan antes el deporte que el empleo. Yo no se si la sociedad alcalaína es un fiel reflejo de sus gobernantes pero creo que sí, si el PSOE sigue gobernando quiere decir que tiene el apoyo de los vecinos y supongo que las cosas que hacen el alcalde y su Equipo de Gobierno son los asuntos que interesan a los ciudadanos alcalaínos. A pesar de todo, algo falla porque los vecinos y sobre todo los jóvenes tienen poco futuro aquí, no hay trabajo, el que hay es precario y el último intento del Plan de Empleo Joven es un nuevo ‘parche’ para que los gobernantes se maquillen de cara a las próximas elecciones. En cuanto a los asuntos sociales, los socialistas presumen de su política, dicen que tienen hechos los deberes con respecto a la Ley de Dependencia, pero hay gente desamparada y entrar a la residencia de mayores no está al alcance de cualquiera. Lo que yo veo más flagrante, es que las clases más desfavorecidas tienen poco apoyo institucional. Funciona la caridad y la beneficencia y Cáritas, Cruz Roja o el Banco de Alimentos o las cofradías tienen que hacer frente a los casos de necesidad, algo que no está de acuerdo con la Constitución, porque en una sociedad democrática como la que dicen socialistas y populares que tenemos, las necesidades básicas deberían estar cubiertas y eso no ocurre en la sociedad alcalaína. Sin embargo, hay dinero para Etnosur, hay dinero para ferias, para festivales, para alumbrado de Navidad o para subvenciones a muchas asociaciones. Pero, también, ¿la sociedad alcalaína piensa igual que sus gobernantes? Parece que sí, durante el año 2014, la sociedad alcalaína ha dado pocas muestras de reivindicar sus derechos, hubo la manifestación de los padres del colegio Alonso Alcalá para que no separaran a los hermanos. Hubo la reivindicación de Aphala para abrir las urgencias del hospital y poder trabajar en la plaza que consiguieron por oposición; son manifestaciones poco esenciales, a las que acudieron pocos ciudadanos. En cuanto a la labor política ciudadana, la gente parece que está bien con lo que tiene. Sólo unas 60 personas alcancé a contar en una asamblea de Podemos este verano. Cuando voy a algún acto del PP en su sede, lo máximo que he contado son 30 o 40 militantes o simpatizantes y en las filas del PSOE no suelen pasar de 130 militantes. En las conferencias de Amici Culturae no sobrepasan el centenar. El día de la Coronación de la Virgen de las Mercedes había en el Paseo de los Álamos unas 4.000 personas. Dicen que Cruz Roja atiende a unas 230 personas y también me consta que hay decenas de inmigrantes que buscan techo cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario