Páginas vistas en total

viernes, 8 de enero de 2021

LA NOSTALGIA INVADE AL SOCIALISMO ALCALAINO

 



He escuchado un programa de radio que conducía Nono Vázquez y contó con la participación de los socialistas Elena Víboras, Felipe López y Juan Ángel Pérez Arjona; se puede decir que estas tres personas son la flor y nata del PSOE alcalaíno, y parece que toman las riendas de esta formación política para afrontar los próximos años y también parece que inician la campaña electoral para las próximas elecciones municipales. Y todos ellos hablaban con nostalgia de los últimos cuarenta años en los que el PSOE ha gobernado Alcalá la Real y los momentos de gloria que ‘todos hemos disfrutado’, unos más que otros. Todo ello, gracias al voto del pueblo y de los ciudadanos alcalaínos que dieron su confianza a esta formación política durante tanto tiempo y además de forma hegemónica. No cabe duda que en todos estos años ha habido una transformación del municipio y de sus habitantes y que el PSOE ha sido el responsable de todo ello, de lo bueno y de lo malo. Y no cabe duda que ha habido una estrategia política para gobernar, contando con una serie de medios que han ido a parar a manos de la ciudadanía, como el PER y otro tipo de ayudas. También es verdad que durante estos cuarenta años llegó mucho dinero al municipio y se levantaron infraestructuras importantes, como el hospital, Edificio Joven, el Centro de Salud y Deporte, etc.,



Sin duda alguna, Alcalá la Real ha tenido una transformación, de un lado por la propia inercia de la Democracia que ha traído una serie de servicios importantes para toda la población, y de otra por el propio significado de lo que es la esencia del Socialismo, que persigue una igualdad política, social y económica de todas las personas, aunque esto último aún falta mucho para que llegue.



Hacer política es un trabajo noble y esencial y hacer una buena política es aún más importante. Preocuparse de los problemas de todos los ciudadanos y hacer una sociedad mejor, creo que es el fin de la política. Por eso hay distintos partidos políticos y cada uno de ellos tiene distintas inquietudes. Para mí, es más importante que la mayoría de los ciudadanos alcalaínos tengan sus necesidades cubiertas, que el que haya varias empresas que les vaya bien y sus propietarios y directivos se enriquezcan. Primero, las gentes tienen que comer, tener un techo, un sistema de salud, un sistema educativo, a esto se le puede llamar lo imprescindible. Luego se puede ahondar en otras cuestiones.



Hoy, en las familias humildes de Alcalá la Real hay ingenieros, médicos, limpiadoras, mecánicos, comerciantes, y también hay muchos parados jóvenes. Hemos tenido acceso a la formación, al sistema sanitario y cuanto más acceso tengamos y llegue a más gente, tendremos una sociedad mejor. Esto lo ha hecho la política y los políticos y los ciudadanos, pero para seguir creciendo, es necesario que los bienes lleguen a todos y no a unos cuantos.



Aún falta un largo camino por recorrer para que haya un reparto de la riqueza, es un camino muy esencial, los partidos políticos tienen que poner las bases para ello. Si siguen empeñados en el mercado, el enriquecimiento de unos pocos, en lo privado, en la competencia, en la división, en definitiva en el Capitalismo, seguirán las diferencias importantes entre ciudadanos, pero si piensan en ‘salvar’ a los ciudadanos nos espera un buen futuro. Que cada uno elija el camino que lo lleve a su destino.  



miércoles, 30 de diciembre de 2020

FELIZ AÑO 2021

 



Todos estos días son un regalo de la Providencia, vivir, vivir, vivir. Ver a Faustino pintando olivos, a Manuel escribiendo haikus, a Santi hacer remolques, a Diego repasando y revisando su último libro; a Maripi, con tanta ilusión, cocinando su enésimo cocido. 



Ver como todas las mañanas Julián y su familia ofrecen su chocolate y sus churros a todo el que pasa por su quiosco. Seguir mirando a los jóvenes hombres negros, apostados en la Estación de Autobuses, esperando un jornal que llevarse a la espalda. Volver a escuchar a Aretha Franklin, al Gafas que sigue criando a su Manolito. Volver a dar un nuevo paseo por el Llanillo y mirar las tiendas de ahora y recordar las de antaño. Cada día ha sido un milagro, cada minuto una nueva vivencia. Cada noticia un temblor. Las muertes del COVID, los miles de jóvenes parados, las mentiras de todos colores, las colas para conseguir una cesta de alimentos. Andar por la Avenida de Europa, ver la terraza del Rincón de Pepe, con gente hablando y bebiendo; el Brillante ofreciendo un montón de sus productos; casi todos los negocios a medio gas o con muy poco gas; las colas para conseguir un billete de lotería, hacerse rico de la noche a la mañana. Cientos de automóviles, bolsas vacías en los bolsillos, gentes en mascarilla, casi desconocidos, carros llenos de alimentos del Mercadona y del Lidl. La Biblioteca abierta y llena de libros; los jóvenes negros en todas partes, llenos de vida, desafiando a la misma Naturaleza. Las tiendas de pan ofreciendo este alimento. Parece que hay una pandemia, todos lo hemos notado, no hay besos, ni procesiones, ni espectáculos, ni grandes fiestas. Aquellos políticos que nos gobernaron, lloran haber perdido el poder, como un Boabdil cualquiera, pero se fueron y llegaron otros y siguen con el alumbrado de Navidad, tan innecesario, tan superfluo, tan deslumbrante e incluso el equipo de gobierno municipal se congelará el sueldo el próximo año y el alcalde hace milagros, de vez en cuando, abriendo las puertas de la piscina. Sí, soy afortunado, sigo vivo, sigo andando, sigo escuchando música, puedo ir a Frailes, puedo leer. Feliz año 2021 y que sigamos haciendo la historia cotidiana.  

 

 

 

 

 

lunes, 21 de diciembre de 2020

MI TIO CAMILO SE FUE A POR LEÑA

 



Yo nací en la calle Horno de Frailes y allí, un poco más abajo, conocí a mi tío Camilo que era hermano de mi madre, María la Betuna. Lo veía como un hombre que siempre tenía ganas de comer, que saludaba a todo el mundo, especialmente a los cortijeros con los que tenía cierta complicidad, por conocerlos a muchos de ellos, porque acompañaba a mi abuelo Camilo cuando iba a vender sus sencillos productos por todos los cortijos cercanos a Frailes. Mi tío Camilo trabajaba como una bestia, algunos desaprensivos se reían de él e incluso lo molestaban con malas artes; pero él siempre iba a lo suyo, buscaba pañetas de leña en los campos y montes cercanos a Frailes, descargaba enormes camiones de abono que llegaban a la cooperativa del aceite y hacía mandados a cualquier persona que lo requería. Fumaba mucho y se bebía grandes vasos de vino cuando podía. Una de las cosas que más le gustaba, era cantar y tenía todo un repertorio de canciones que solía interpretar cuando se encontraba a gusto, especialmente los villancicos que era todo un experto y tenía una voz potente y fuerte. Después cuando murieron mis abuelos, se hizo algo independiente, pero siempre estuvo protegido por los cuidados de mi tía Dolores y los dos son mellizos. Mi tía Dolores se lo llevó a su casa cuando vio que le iban fallando algunas cosas y lo cuidó con ahínco; yo lo veía en aquella casa de la calle Carboneras, con su cazadora medio azul y con su gancha y a veces lo invitaba a un café y me decía sobrino y se reía, allí en el pequeño parque de la calle Cuevas se quedaba dormido en un banco, o andaba, incluso con un gran esfuerzo hasta llegar hasta el bar de los Jubilados y últimamente hasta la Posá. 



Aquel hombre diferente que cantaba y descargaba camiones grandes, llenos de abono y de yeso muy caliente, fue viviendo su vida como siempre y fue servicial, trabajador, amigo y sobre todo una persona que amó la vida, no sé si fue feliz pero algunas veces lo consiguió y reía, cantaba, fumaba, comía y bebía grandes vasos de vino de un tirón y saludaba con grandes aspavientos. Mi tío Camilo era una persona entrañable que ayer murió y fui a darle un último adiós y lo vi en la calle Horno y en la calle Carboneras, detrás de mi abuelo y con noventa y tres años, subiendo la cuesta de la calle Corral o echándole una cesta de paja a aquel burro que más de una vez me tiró al suelo.   

lunes, 7 de diciembre de 2020

DESEOS

 

Que Dios me coja confesado y libre de todos mis pecados. Que la ira del Padre, Hijo y Espiritusanto no se transforme en tormentas para los desarraigados. Que el dinero fluya y haya alimentos para todos. Que este virus desaparezca y podamos salir a la luz y saludarnos si es posible. Que todos vistamos con decoro y según la estación temporal, durmamos en una buena cama y seamos atendidos por sanitarios competentes. Que la luz del sol entre en nuestras casas y habitaciones y nuestros frigoríficos estén llenos de alimentos. Que haya vacunas para todo el que quiera inocularse contra este virus maligno, que los Reyes Magos traigan entendimiento entre nuestros políticos  y los ilumine en los principales acuerdos y decisiones que tienen que tomar. Que la prima de riesgo se transforme en madre comprensiva y el Ibex 35 alcance los 11.000 puntos para final de año. Que los olivareros obtengan las máximas subvenciones, que las pensiones se revaloricen en el máximo posible, que haya vino para todos, cerveza y whisky y gin-tonics, que las colas se transformen en ayudas a domicilio, que el jamón de pata negra esté en todas nuestras mesas, que las reuniones familiares de Navidad transcurran en paz, alegría y armonía, que a  los autónomos les toque la lotería, que los que alquilen una casa, se les convierta en un ático con vistas primorosas y los que deseen un coche que lo obtengan, que desaparezcan rotondas y pasos elevados, que haya buenas y grandes cosechas y gentes para recogerlas, que los estreñidos defequen sin piedad, que todos compren y adquieran los objetos y prendas que desean, que los bancos no cobren comisiones y se nacionalicen, que nieve y que el próximo año sea un año de bienes. Que todos los astros se alineen para que haya un parador nacional en Alcalá la Real, que el Llanillo vuelva a ser lo que era y la Mota reluzca como las flores en primavera, que el polígono industrial del Llano Mazuelos se llene de industrias que den empleo a la población en paro y cobren un buen salario. Que los hombres negros tengan todos trabajo en la temporada de aceituna y se instalen en el parador de turismo y en hotel Torrepalma para dormir y descansar. Que la soñada autovía se haga pronto realidad, que haya plazas suficientes en la residencia de mayores. Que los colegios sean públicos y concertados, pero mejor lo primero que lo segundo. Que baje el IVA y los impuestos y se reparta la riqueza. Que haya Paz.  

 

 

domingo, 6 de diciembre de 2020

CUANDO LLUEVE Y HACE FRIO

 

Hoy he vuelto a ver a los hombres negros levantarse desde sus lechos de cartón, en dos calles con techo, frente a la Estación de Autobuses de Alcalá la Real y he pensado que no hemos avanzado mucho. Y no busco responsables entre los gobernantes sino que somos todos los que consentimos este tipo de acciones los protagonistas, porque está en nuestras manos darle una solución a esta situación, pero solo una minoría de alcalaínos piensa que estos hombres jóvenes, negros y fuertes deberían dormir  en un lugar adecuado para que el frío no hiciera mella en sus cuerpos.




Hoy se inicia el alumbrado especial de Navidad para dar realce a la ciudad y se gastarán miles de euros en unos días para deslumbrar con estas luces a todos los que salgan a la calle, en un tiempo en el que nos aconsejan que nos estemos en nuestras casas por miedo a contagiarnos del virus.

Hoy un periódico provincial recoge una noticia en la que dice que una joven alcalaína, Josefa Mesa, da un ejemplo a todos porqué lanzó una campaña de recaudación de fondos para ayudar a los inmigrantes y que lo pasan mal, hasta el punto de dormir en la calle.

Hoy sigue habiendo cientos de inmuebles vacíos en el municipio, esperando que alguien los alquile y cientos de camas, cobertores, sábanas y edredones en los establecimientos donde se venden este tipo de artículos.

El viernes pasado llovió y hacía frío y el primer edil alcalaíno decidió abrir las instalaciones de la piscina municipal para que los hombres negros y los inmigrantes se protegieran allí de la lluvia y del frío.

Hoy es el día de la Constitución Española y es una fiesta de la Democracia.

Hoy he encendido la calefacción en mi casa y he cambiado las sábanas de mi cama.

Hoy ha salido el sol y todos sus rayos calientan a todos los humanos.

Hoy puede ser un gran día.

jueves, 3 de diciembre de 2020

COMER, COMER, COMER

 



Una de las cosas más importantes para nuestra salud es saber comer. No es que tenga grandes conocimientos sobre ello, pero mi experiencia me está llevando a numerosas reflexiones sobre esto y la alimentación debería ser una asignatura esencial en nuestras escuelas. Ha sucedido que en tiempos pasados y en España hemos sufrido unas grandes carencias alimentarias y ahora nos atiborramos de una serie de alimentos que perjudican nuestro organismo y hacen que en la vejez, tengamos una serie de enfermedades peligrosas que dificulten nuestra vida en los últimos años de nuestra existencia. Y no es que por mucho madrugar amanezca más temprano, sino que pasar los últimos años de nuestras vidas en unas condiciones dignas y valiéndose por uno mismo, es algo grandioso.



 Desde la escuela, se debería aprender a tener una buena limpieza de nuestro cuerpo, alentando hábitos como lavarse bien los dientes, hacer un deporte adecuado, empezar por ir conociendo los alimentos que no son dañinos y sobre todo controlar el consumo de grasas que pueden atascar nuestras arterias, o el consumo de alcohol que ataca a órganos esenciales y vitales para nuestra existencia. Y no es que esto de comer sano sea la panacea de nuestras vidas y nos vayamos a salvar de una muerte segura, solo es porque con una alimentación correcta y sana el funcionamiento de nuestro cuerpo será mejor y con menos achaques cuando seamos viejos.



 Lavarse los dientes y cuidarlos desde pequeños nos previene de problemas cuando seamos mayores, porque en mi generación muy poca gente se lavaba los dientes y hemos aprendido con dificultades y al final hemos tenido que ir al dentista porque no hemos atajado nuestros problemas. La obesidad no solo se ve en nuestra sociedad como un problema estético, sino que atrae otra serie de dificultades, si estás gordo no te puedes mover bien, tienes problemas circulatorios, te cansas, y si estás postrado en una cama, tus cuidadores no te pueden mover bien. Con una buena y sana alimentación se pueden evitar algunas enfermedades y con un consumo adecuado racional también. Comer y beber son placeres traicioneros que nos pueden llevar a dificultades en el futuro, pero convendría ir aprendiendo a saber comer y beber porque nos ahorraría muchos problemas.

miércoles, 2 de diciembre de 2020

NAVIDAD DIFERENTE

 



El gobierno municipal se ha estructurado y pocos sabemos lo que ha sucedido, pero tarde o temprano se sabrá. Dicen que es una Navidad diferente y puede ser que así sea, pero no es muy racional que con la que está cayendo, gastemos el dinero en colocar bombillas de colores en las calles del casco urbano y de las aldeas, ese dinero vendría mejor para otras cosas más necesarias y para personas que tengan necesidades perentorias, porque las hay y bastantes. Sigo viendo en algunos lugares dormitorios de cartón, que se tambalean al pasar y por la noche siguen durmiendo personas en la calle, salvo algunos días que hace más frío y el regidor mayor de la ciudad abre las puertas de algún local municipal para que estos hombres, jóvenes y fuertes, combatan las bajas temperaturas metidos entre cuatro paredes, algo es algo; y está bien ejercer la caridad y la beneficencia, pero el problema de estas personas sigue ahí, año tras año y no se resuelve, quizás esta sociedad no lo pueda resolver o no estamos preparados para ello. Aquí, lo importante es dar ayuda a las grandes empresas y plantar cara a la enseñanza pública, defender la enseñanza concertada-privada y generar conflictos, porque si tú eres maestro o licenciado y quieres encontrar trabajo en un centro de enseñanza privado, no puedes presentarte a unas oposiciones, sino que tienes que dirigirte a alguna institución y que un dirigente de la misma te elija, y todos estos colegios funcionan con los impuestos de todos los ciudadanos españoles y me parece bien que el que quiera enseñanza privada que la obtenga, pero con su propio dinero, no con el de los españoles; la enseñanza debe ser pública, gratuita, democrática, plural y sin religiones que la mangoneen.



La Navidad es bonita, para unos más que otros, los hombres y mujeres tienen derecho a un trabajo digno, que les proporcione medios para poder tener un techo, una cama, comida, sanidad y otras necesidades básicas; los gobernantes deben ser buenas personas que procuren estas necesidades básicas a las personas que no lo tengan, como si fuera para su propia familia, si no es así, no son buenos gobernantes. El mundo es uno y todos estamos en él. FELIZ NAVIDAD.