Páginas vistas en total

jueves, 31 de marzo de 2016

ASI QUEDAN LAS URGENCIAS SANITARIAS EN LA COMARCA


 El pasado lunes en una reunión de la Comisión de Atención Primaria, en la que estuvieron presentes representantes de los sindicatos UGT, CC. OO. , SATSE, así como ocho representantes de una Asociación de Celadores, la directora del Centro de Salud alcalaíno, María Jesús Mingorance y el gerente del Distrito Sanitario Eduardo Sánchez Arenas, se dió a conocer la actual situación sanitaria de la Zona Básica de Alcalá la Real que está compuesta por un centro en el municipio alcalaíno, otro en Castillo de Locubín y un tercero en Frailes.
     Actualmente la cobertura sanitaria está de la siguiente forma : Alcalá la Real: días laborales de 8 :00 a 15:00 horas  se atiende a los pacientes en consultas programadas y un equipo compuesto por un médico, un enfermero y un celador con dos ambulancias privadas para urgencias y avisos domiciliarios urgentes. De 15:00 a 8:00 horas del día siguiente dos equipos de guardia: dos médicos, dos enfermeros ,y un celador  con dos ambulancias privadas que atienden las urgencias en dicho centro y a los pacientes de 8 aldeas próximas. Sábados , domingos y días festivos: dos equipos de guardia : dos médicos, dos enfermeros y un celador , con dos ambulancias privadas. Atendiendo tanto a pacientes a domicilio como los que van al centro de salud.
     En Castillo de Locubin : días laborales: de 8:00 a 15:00 horas atención en consultas programadas y urgencias. De 15:00 a 24:00 horas: atención en urgencias por un médico, un enfermero y un celador/conductor con ambulancia del SAS . A partir de las 24 horas las urgencias son atendidas desde Alcalá .
     En Frailes: en días laborales  de 8:00 a 15:00 horas los pacientes son atendidos en su propio centro. A partir de las 15:00 horas y en sábados, domingos y festivos son atendidos por el equipo de Castillo .
      Como consecuencia de la entrada en servicio de las urgencias del Chare de Alcalá , hoy  día 31 de marzo, la situación sanitaria queda atendida de la siguiente forma: Desde las 8 de la mañana hasta las 24:00 horas queda un solo equipo compuesto por un médico y un enfermero en Alcalá con dos ambulancias, que atenderá tan solo urgencias domiciliarias, se cierran las urgencias del centro de salud y los pacientes que lo precisen , deberán acudir a urgencias del Chare .
En Castillo habrá otro equipo compuesto por un médico , un enfermero y un celador desde las ocho hasta las 24:00 horas.  A las 24 horas este equipo, excepto el celador que se va a su casa, pasará a Alcalá desde donde prestara sus servicios a domicilio ,reforzando al primer equipo .
Como consecuencia de este cambio el servicio de urgencias del centro de Alcalá la Real quedará cerrado, teniendo que irse los pacientes a las urgencias  del Centro de Alta Resolución.
Se ha perdido un equipo de guardia , y los celadores/conductores tan solo podrán hacer turnos de tarde en castillo de 15:00 a 24:00 horas, lo que supone una pérdida de tres celadores de la zona básica , que son reubicados en otros centros , están ocho y quedarán cinco, y una pérdida económica mensual de aproximadamente 200€ cada celador  ( de por sí estos trabajadores ya tienen los sueldos más bajos del SAS ) Por otro lado las ambulancias propias del SAS quedan sin servicio , así como los celadores ,por las noches , y se mantienen contratadas dos privadas.

miércoles, 30 de marzo de 2016

PASEANDO CON MI AMIGO ELVIN

Hace poco que conocí a mi amigo Elvin, un perro alegre, inquieto y con ganas de que se interesen por él. Elvin sube raudo las escaleras hasta llegar a mi casa y recorre cada una de las habitaciones, como si las inspeccionara. Después escoge un sitio donde sentarse, o bien juega con una pelota y dar vueltas sobre si mismo.
Ayer compartí un paseo con él. Desde la Avenida de Andalucía hasta el mirador de San Bartolomé. Estaba alegre y husmeaba cada cosa que veía. Orinó seis o siete veces, unas gotas de nada. También defecó y cuando no quería andar, se hacía el remolón y me quería decir que tenía que hacer algo. 
Yo había tenido un perro cuando era un niño, he visto muchos perros en mi vida. Ahora, con Elvin es como si hubiera encontrado un nuevo amigo. Él se acerca a mí, cuando estamos comiendo, y espera que le de algo que llevarse a la boca.

SER DE FRAILES. CAPITULO QUINCE




Las nuevas escuelas que el general Franco edificó en las Eras del Tejar dieron un nuevo aire a la enseñanza frailera. Llegaron nuevos maestros, como don Manuel y doña María y se instalaron en las nuevas casas para maestros. Éstas tenían un salón, una cocina, un patio y otra pequeña habitación en el piso de abajo. Ya, subiendo unas escaleras, se completaban con un par de dormitorios y un cuarto de baño. Don Manuel daba escuela a los más pequeños.
Las clases eran grandes y con ventanales de cristales, y en el centro una gran pizarra para explicar y escribir, con tizas que llenaban de polvo al maestro y a los niños. A don Manuel le gustaba tomar el aperitivo y se pirraba por los pajarillos fritos. De él decían que era un buen tragaldabas. Su mujer, doña María era cultivada y responsable, enseñaba bien a los alumnos y fue muy apreciada. Tenían dos hijas: Teresa y Loli; la primera se enamoró de Miguelín Tello y vivieron un amor grande que se vio posteriormente roto por la marcha de los padres a otro lugar. Pero fue muy romántico mientras duró y los días que pasamos paseando por la carretera, en pandilla y recorriendo los alrededores de Frailes, oyendo música con el transistor que mi hermana me había traído de la France. En aquel tiempo tenía otros amigos como Luis Raya, sus primos Pepe Luis y Enrique Raya, Manolillo el del Baño o Antonio Aceituno Vela.
Aquel amor que Tere y Miguelín Tello tuvieron se convirtió en algo grande. Yo, en mis adentros, les tenía mucha envidia, ya que era grande y hermoso verlos cómo se querían, cómo paseaban, cómo se tomaban de la mano, cómo iban al cine o cómo bailaban. Todo como un cuento de hadas que a mí me contagiaba. Yo trataba de buscar un amor igual, pero no lo conseguía; alguna vez le escribí cartas a alguna niña que me gustaba, pero casi nunca me respondieron, porque hablar con alguna nena era imposible, mi timidez no me dejaba, yo las miraba y miraba pero no conseguía su atención. Por eso el amor de Tere y Miguel era como si yo lo estuviera viviendo, pues Tello era de mis mejores amigos y me tenía al tanto de todo. Pero aquél amor se cortó porque don Manuel y doña María se trasladaron a otro lugar, a un pueblo de Ávila, y el amor también se fue. Miguel y Tere comenzaron a escribirse cartas cada día, pero aquello cada vez se fue difuminando y aquellas promesas que se hicieron, el tiempo las fue borrando.

Uno de los maestros que más importancia tuvo en aquellas escuelas fue don Antonio Lucas Mohedano, que vivió en las casas de maestros. Durante el tiempo que vivió en Frailes transformó con su intensidad la vida del pueblo, porque intervino activamente en nuestras vidas, al menos en la mía. Don Antonio Lucas venía con su papel bien aprendido, de persona responsable, culta, guapa e inteligente y -poco a poco- se fue ganando a la gente. Trajo una nueva forma de enseñanza que aliada con el fútbol dio un giro a muchos niños de aquella época. Vino solo, pero pronto se casó con Estrella, vivieron unos años en Frailes, los mejores de sus vidas, pues contaron con el respeto y la admiración de muchos fraileros. El fútbol fue una baza que este hombre explotó entre nosotros, y aumentó la rivalidad entre culés y merengues, pues él era y es un forofo del F. C. Barcelona. Aquel vocabulario futbolístico, como esférico, subir por la banda, metimos dos chícharos, el guardameta, fue calando entre nosotros. Yo no era su alumno pero caí en las redes de su amistad, porque para mí don Antonio Lucas era un hombre ambicioso al que yo me entregué como una esperanza para mi vida. A los pocos meses de su estancia en Frailes ya se fue conociendo y cada vez tenía más adeptos. Era como una nueva religión para Frailes, así, al mismo tiempo que enseñaba bien en la escuela, en los recreos y fuera de ellos, el fútbol se iba comiendo nuestros corazones. Antes de llegar él, sólo sabíamos correr tras la pelota, pero Lucas Mohedano nos fue organizando en equipo, nos entrenaba y nos dio nociones del fútbol moderno … y lo demás fue llegando. Los padres de sus alumnos se fueron volcando con este hombre que cada vez se fue haciendo más importante para nuestras vidas al insuflarnos alegría, ganas de vivir y esperanza. Y era un placer estar a su lado y mucho más compartir unas horas con él en su casa. Se fue convirtiendo en nuestro héroe, la gente le llenaba la casa de regalos y le llevaban todo tipo de presentes, porque los fraileros somos muy agradecidos. La droga de Lucas Mohedano nos la inyectó en vena. Lo admirábamos, porque era guapo, vestía bien, hablaba mejor y tenía inquietudes. Pronto fue progresando y querido por las familias pudientes y las menos favorecidas. Se compró un Renault 8 amarillo e iba los fines de semana a Jaén. Montó una academia e impartía clases particulares, él daba matemáticas y asignaturas de Ciencias y a Antonio Romero Gálvez, que había sido seminarista, le encargó que diera clases de latín o francés. Ambos se hicieron muy amigos, incluso Gálvez fue su chófer particular hasta que obtuvo el carnet de conducir. Tenían muchos alumnos y a todos les cobraban una cantidad mensual. Pero el que llevaba la voz cantante era don Antonio Lucas, porque Gálvez salió escaldado de aquella relación. Cuando Antonio Gálvez se marchó en busca de otra vida, yo me hice cargo de las clases de latín y francés. Por las tardes acudía a aquellas escuelas de la calle Tejar e impartía clases a Rafael Pajote, a Luis Aceituno, a Custodio Reyes y a algún otro. Antonio Lucas me pagaba unas mil pesetas al mes, creo que muy poco para lo que él recibía, pero yo estaba encantado porque de alguna manera había elevado mi moral, compartía muchas cosas con él, formé parte de sus equipos de fútbol, nos entrenábamos en el campo de las Eras del Mecedero e incluso nos daba tácticas antes de los partidos.
Una vez me llevó a Cádiz a ver el trofeo Ramón de Carranza y al equipo brasileiro Corinthias, en su Renault 8 amarillo, hasta la Tacita de Plata,. Allí compramos algo para comer y durante toda la noche estuvimos dentro del coche durmiendo mal y  agotados. Para entrar a ver el partido se valió de un policía nacional de Frailes, Antonio el de don Horacio, que lo conocía y él nos llevó al estadio y nos dio vía libre para poder entrar, incluso nos llevó a su casa y nos dio de comer. Yo flipé viendo al Corintias y no sé si fue la primera vez que había visto un partido de fútbol en vivo y en directo. Don Antonio Lucas me iba explicando las jugadas, pues era un buen conocedor de fútbol. Él siguió triunfando en Frailes y cada vez más gente le fue reconociendo su valía, hasta el punto de que su ambición le hizo abandonar la enseñanza, cosa que yo al menos no le perdoné. Fue alcalde de Frailes en los últimos años del franquismo e hizo cosas buenas, como la implantación del Servicio de Recogida de Basura, la colocación de contadores en el agua domiciliaria o la limpieza del pueblo, implicando a muchas mujeres a limpiar sus puertas y calles, colocar macetas en fachadas, pintar los marmolillos y limpiar las fuentes. Así fue como Frailes ganó en belleza y estética y -sobre todo- en la implicación social de la gente. El punto final fue su marcha de la enseñanza a la banca, pues la Caja de Ahorros de Ronda lo fichó y él ni corto ni perezoso abandonó la enseñanza y se hizo banquero. Estuvo en Alcalá en una oficina de esta entidad y después en Jaén. Llegó a ser nombrado presidente del Real Jaén y posteriormente fue concejal de Bienestar Social del PP en la capital del Santo Reino.
Yo tuve una relación agridulce con este hombre, en general me dio mucha ‘vidilla’ y cambió el giro de ella, pero también sufrí muchas decepciones con él, porque su vena populista no me gustaba. Fue un líder para Frailes y -en realidad- su llegada le vino bien al pueblo, pero lo vi como un hombre ambicioso, que quería ser grande en todos los aspectos, cosa que en cierto modo lo consiguió y gozó de mucho prestigio, al menos en Frailes. En algunos momentos precisos ayudó a la gente. Su vida de maestro fue brillante y muchos fraileros aprendieron con él. Después lo he visto varias veces y me he alegrado de verlo. Sí, me alegro de haberlo conocido y poder haber compartido aquellos años con él, como una nueva etapa de Frailes.

martes, 29 de marzo de 2016

EL ALCALDE RATIFICA QUE LAS URGENCIAS SE ABREN

En el día de hoy, el alcalde del municipio, el socialista Carlos Antonio Hinojosa, manifestó que es verdad que las urgencias del hospital de Alta Resolución se pondrán en funcionamiento el próximo jueves, 31 de marzo.
 Carlos Hinojosa ha apuntado que, este  pasado lunes, 28 de marzo, se efectuaban las últimas contrataciones de personal, que tendrán un par de jornadas para su adaptación a los diferentes puestos. Igualmente, en la misma fecha se procederá a la entrada en funcionamiento del servicio de hospitalización en el centro.
Carlos Hinojosa ha recordado, en relación con los servicios médicos que se prestan en el centro de salud, que éstos se mantendrán como en la actualidad, ya que la atención primaria y la atención hospitalaria son servicios diferenciados, por lo que «los ciudadanos tendrán que aprender a diferenciarlos desde ahora».
Los ciudadanos alcalaínos tendrán dos lugares donde dirigirse a recibir los servicios de urgencias en el Chare y en el centro de Salud de la parte norte de la ciudad.
Lo que no ha dicho el primer edil, es el número de profesionales sanitarios que se incorporarán a dicho centro hospitalario.
Entre los profesionales que se incorporaron al trabajo el pasado 28 de marzo hay una gran satisfacción, debido a que han pasado numerosas vicisitudes hasta conseguir su ansiado puesto de trabajo, pues desde el año 2011 en que aprobaron sus oposiciones, han pasado casi seis años de reuniones, manifestaciones y falsas promesas que ahora se ha solucionado.  
Aunque, también, hay descontento entre algunos profesionales que han trasladado al hospital alcalaíno, por diversas razones.

lunes, 28 de marzo de 2016

TODO LO QUE EMPIEZA TERMINA


Todos llevamos la fecha de caducidad pegada al culo. No se si las cosas podían haber sido de otra manera, pero es evidente que sí porque hay otra forma de ver los asuntos. En vez de hacer una sociedad de consumo, podiamos montar una vida solidaria y compartida. Ahora que sabemos que no somos eternos, nos deberíamos dar un toque de atención para recuperar el tiempo perdido. Aunque tarde o temprano las aguas volverán a su cauce y todo aquél que la hace la paga. Hay tantas cosas inútiles de las que desprenderse y nos han inculcado tantas cosas que comprar que no tenemos tiempo para lo esencial. Aunque cada uno tiene sus prioridades y eso es lo más importante. Pero al final, la razón se impone, aunque es difícil de discernir.

domingo, 27 de marzo de 2016

Y SALIÓ EL RESUCITADO





El panorama atmosférico cambió como de la noche al día y el domingo se presentó con una lluvia suave en el municipio alcalaíno.
Las dudas persistieron durante toda la mañana de hoy para dar salida a la procesión del Resucitado. Decenas de personas se concentraron en los alrededores de la iglesia del Salvador, esperando que saliera el Cristo, pero se fue retrasando y a las 12:36 se decidió la salida. Fueron tomando sus puestos las diversas personas que llevaban las guías, las bandas de tambores y por fin, bajó las escaleras del Salvador, el Cristo Resucitado y, de nuevo, el himno de España sonó y la multitud aplaudió y el aire se llenó de incienso y con olor a cera y por la Avenida de Iberoamérica, la Avenida de Andalucía y la Torre del Farol lució la imagen del Señor.

 Cientos de personas salieron y acompañaron a todo lo largo y ancho del recorrido a la comitiva procesional y con ello finalizó la Semana Santa alcalaína que ha tenido una gran repercusión y ha contado con el apoyo del pueblo y de los visitantes.  

DESDE SAN MARCOS A LOS LLANOS


Las costumbres están cambiando en el municipio alcalaíno y pasear o hacer senderismo por los alrededores se ha convertido en todo un descubrimiento para los alcalaínos.
La ciudad de la Mota ofrece un ramillete de caminos y lugares para poder disfrutar de la primavera que ahora comienza.
Desde el Paseo de los Álamos, a través del Llanillo e introduciéndose en el Juego Pelota, pasando por el colegio de Cristo Rey, se llega en poco tiempo al mirador de San Marcos. La cuesta de la  subida es dura; se hace dificultoso el caminar en medio de un tren de casas blancas, claro testimonio de una época que se nos fue. Es un legado de la familia Batmala, que la última descendiente, Clotilde,  donó como acción graciosa  a los más desfavorecidos de la ciudad.

Al superar la cuesta, se ofrece un altozano con la ermita dedicada a san Marcos y donde se cobija la imagen de la Virgen de la Cabeza. Un recinto prehistórico, histórico y moderno con perspectiva de atalaya de la ciudad.  En la parte trasera, dentro de la fábrica de la ermita  han quedado cobijados el pequeño cenobio franciscano, el templo de San Marcos y la tradición romera y ganadera de una población, que fue desgraciadamente a menos, absorbida por la agricultura de la triada mediterránea (viñedo, cereal y olivar) y  que, en nuestros días,  ha quedado sometida al  monopolio del olivar. 
San Marcos está remodelado y la explanada central es visitada por decenas de personas  que disfrutan de las diversas vistas que allí se ofrecen, diversas panorámicas de la ciudad y sobre todo de la fortaleza de la Mota. Además, la ermita ofrece una visión más, con el retablo restaurado.

Desde San Marcos es fácil llegar a l parque periurbano de Los Llanos, a través de un camino ancho y con vistas importantes.  Introducirse en este parque puesto en funcionamiento hace unos años, es poder tener las mejores imágenes del municipio alcalaíno. Mirar desde lo alto de este paraje, es tener toda la ciudad alcalaína a nuestros pies: la fortaleza de la Mota, majestuosa, tiene unas vistas de ensueño y todos los monumentos y lugares del municipio: plazas, paseos, Casa Consistorial. Por el norte, por el sur, y por todos los puntos cardinales.

Más tarde, seguir subiendo, pasear por las distintas veredas, seguir mirando todo lo que hay alrededor y extendiendo nuestras vistas hasta la aldea de Santa Ana y hasta Sierra Nevada, donde la nieve sigue allí, casi eterna y la vista se pierde por las distintas alturas de los montes que se divisan desde este lugar privilegiado.
El parque periurbano de Los Llanos parecía el pasado sábado un jardin de la ciudad, decenas de personas iban y venían disfrutando del ambiente. Todo un espectáculo de la naturaleza, máxime con la llegada de la primavera. Mujeres y hombres, parejas con niños, grandes y pequeños andaban por aquel paraje que está cerca de la ciudad y en menos de una hora se puede recorrer y introducirse en este mundo.
La mujer Verónica está cerca y su imagen en lo alto ilumina a los que llegan, después volver por Las Cruces, es como si se llegara a la Alcalá del pasado.

viernes, 25 de marzo de 2016

APOTEOSIS DEL VIERNES SANTO ALCALAÍNO




El Viernes Santo alcalaíno y procesional comenzó temprano y desde las  9:00 se inició la salida de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús ‘Gallardete de Jesús’, también la Mujer Verónica tuvo la salida a dicha hora desde su ermita en el paraje de Los Llanos. La salida oficial se realizó  a las 11:00 horas desde la iglesia de Consolación. 

El Viernes Santo fue una jornada, también, para las reuniones familiares y tras la procesión, el centro de la ciudad alcalaína se vio llena de gente, las terrazas de los bares se vieron apretadas y todo esto, junto a un buen día primaveral animó la mañana. 

Por la tarde, la Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud inició sus actos con las Siete Palabras, a partir de las 18:30 horas, mientras la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias comenzó su salida procesional a las 19:30 horas. 

Por el Llanillo, la calle Veracruz, la Miguel de Cervantes y alrededores, se fue reuniendo una gran multitud, y la apoteosis llegó cuando se unieron las dos procesiones, la del Cristo de la Salud y la de la Virgen de las Angustias, en la esquina de las calles Veracruz y Angustias, los capataces de ambas hermandades y numerosas personas comenzaron a dar vivas a ambas imágenes y los vecinos respondían a dicha salutación. Algunos lloraban, otros aplaudían y la emoción embargó el momento. Todo ello, animado por la música de dos bandas que aumentaba el sentimiento religioso. 

La jornada del Viernes Santo alcalaíno finaliza con la salida procesional del Santo Entierro , a partir de las 24:00 horas, con una duración de unos 120 minutos.

JUEVES SANTO DE SOL ESPLENDIDO


El Jueves Santo alcalaíno se distinguió por ofrecer un día de sol espléndido y los alcalaínos y visitantes salieron a la calle a celebrarlo, sobre todo sin dudas por la meteorología y compartiendo todo tipo de sensaciones.
En cuanto a la propia Semana Santa, desde la mañana se sintieron tambores por las calles alcalaínas y el primer acto comenzó a partir de las 19:00 horas en la iglesia de las Angustias, y allí llegó la Hermandad de Penitencia de lso Apóstoles y Discipulos de Jesús, que a esa misma hora hizo el traslado profesional de la Mesa de los Apñostoles y la Cruz de los Discípulos de Jesús desde la casa del Hermano Mayor en calle Ramón y Caja hasta la parroqui a de Santo Domingo de Silos, donde  se celebró la misa de la Cena del Señor. Tras la misa, se realizó el traslado hacia la iglesia de Consolación  por las calles Angustias, General Lastres, Carrera de las Mercedes y desde allí se unió al itinerario oficial.

En la iglesia de Consolación, también, se oficiaron los oficios correspondientes y el Compás de la misma, se fue llenando de cofrades, vecinos y visitantes, aunque las puertas seguían cerradas.  Toda una serie de personajes de la Semana Santa alcalaína se fueron reuniendo y se confundieron con el público. Desde los pregoneros, a soldados y los mismos Discípulos de Jesús.
A las 21:00 horas se abrieron las puertas del templo y fueron saliendo los componentes de las hermandades. Niños pequeños vestidos de penitentes, las cruces, y a todos ellos se fueron incorporando la Cena de los Apóstoles  y componentes de la Hermandad del Señor del Ecce-Homo y Jesús de la Columna.

La Antigua Hermandad del Señor de la Humildad y María Santísima de los Dolores hizo su salida procesional a las 21:00 horas, por la calle Real, Llana, Miguel de Cervantes, Álamos, y Carrera de las Mercedes, sus túnicas blancas con botonadura y orillas en rojo, sus capas y morriones púrpuras se vieron anoche por las calles alcalaínas. Destaca el Señor de la Humildad del artista granadino José Gabriel Martín  y la Virgen de los Dolores del imaginero sevillano José Manuel Rodríguez.
Una gran muchedumbre estaba presente en todos los alrededores para poder admirar y disfrutar de esstos pasos de la Semana Santa alcalaína. Hay que destacar los personajes de los pregoneros, que con su traje negro, su camisa blanca, su pañuelo morado y sus textos en la mano, forman una pecualiaridad propia de la Semana de Pasión de Alcalá la Real.  Otra de las cofradías que procesionó  en el día de ayer fue la del Ecce-Homo y Jesús en la Columna, con un recorrido a las 20:30 horas desde la casa del Hermano Mayor por las calles  Cruz de los Muladares, Puerto, Callejón del Mudo, Abad Palomino, Callejón del Horno, Caños, calle Llana, Real  hasta llegar al Compás de Consolación.

Según el investigador Francisco Martín, en Alcalá la Real, la noche del Jueves Santo se remonta a tiempos anteriores, en los que jugaba un papel fundamental la cofradía  de la Santa Veracruz, hoy extinta y tan sólo representada por las hermandades del Señor de la Columna y la  de  los Apóstoles  y Discípulos de Jesús. En el siglo pasado, la Esclavitud del Señor de la Humildad ocupó su lugar en el calendario de la Semana Santa, celebrando su  procesión el Jueves Santo en lugar del Miércoles Santo, lo que solía hace en los siglos anteriores junto con la hermandad de la Oración en el Huerto. Esta hermandad se renovó en su imagen del Señor de la Humildad, basada en la anterior obra de Alonso de Mena,  y en  todos sus enseres,  de la mano del famoso  imaginero granadino  Martín Simón con un neoclasicismo muy típico de los años cuarenta. Además, comenzó a vestir su traje penitencial  de túnica blanca y morrión y capa roja.

Ha sido una cofradía que innovó mucho  a lo largo de sus historia cofrade acompañando a sus imágenes (EL Cristo de la Humildad y Nuestra Señora de los Dolores, obra de Fernández Andes  imitando a la antigua de Arrabal) con un gran número de nazarenos y la tropa de romanos, que ejercían en muchas ocasiones de banda de soldados y tambores.     Actualmente, la  noche del Jueves Santo ofrece un aspecto variopinto con los nazarenos de  esta cofradía y sus imágenes acompañadas de las peculiares vestimentas de los judíos, sayones y tropa de la hermandad del Ecce-Homo y las túnica floreadas de los apóstoles, cuyos personajes van cubiertos con rostrillos y cascos .

miércoles, 23 de marzo de 2016

LA SENCILLEZ DEL VIA CRUCIS ALCALAINO




Para poder asistir al Vía Crucis de la Mota y celebrar el Miércoles Santo hay que subir calles empinadas como la Veracruz, Miguel de Cervantes o la calle Real. Después se llega hasta el templo donde reina el Cristo de la Salud y Alcalá se rinde a los pies del mismo. 

En la noche de hoy, los cofrades y ciudadanos llenaron la explanada del templo y entraron a la iglesia poco antes de las 21:00 horas para realizar el besapies correspondiente. Mientras tanto, hombres vestidos con sotana negra y abotonada preparaban los utensilios de la procesión. No había algarabía, todo era sencillo, las personas vestidas con sus ropas normales. Antonio Heredia y Paco Martín repartían un librillo para entender el Vía Crucis mejor. Comenzaron a salir del templo, cuadros que representaban las estaciones, candelabros con velas, antorchas en llamas y el Cristo fue depositado en una especie de plataforma de hierro para iniciar la procesión, por los alrededores y la fortaleza de la Mota. Es una de las procesiones más humildes de la Semana Santa alcalaína, sin brillos, con mucho fervor y con un itinerario inigualable por la parte vieja de la ciudad alcalaína. 

Los caminos de la Cruz, el Vía Crucis, son estaciones de amor, es un itinerario compasivo, repleto de escalas y peldaños que conducen a la Resurrección. Los caminos de la Mota, piedra desgastada en medio de leyendas y vida de frontera son vivencias de gente humilde que hicieron el camino, leyó Paco Martín.
El Vía Crucis y el pasado se entrelazan, mientras la piedra se perfuma con el incienso sublimado y una cadena humana se desgarra en oraciones de misereres, penitencias nazarenas y, también, de teas de amor.